9 expresiones felinas muy comunes en nuestros gatos

¿Cómo se comunican nuestros compañeros felinos con nosotros?

¿Qué nos quieren decir?

¡Aquí van 9 expresiones felinas muy comunes en nuestros gatos!

ATENTO

Cuerpo y cabeza estirada, orejas hacia arriba.

ANSIOSO

Cabizbajo, orejas hacia los lados, expresión intranquila.

IRRITADO

Pelaje erizado, emitiendo gruñidos y cuerpo curvado, listo para atacar.

AMISTOSO

Expresión afable, se acerca por sí mismo a nosotros.

RELAJADO

Cuerpo corbado, descansando o marcando territorio.

ASUSTADO

Hecho una bolita, intentando esconderse.

CONFIADO

Panza hacia arriba, muestra toda su confianza en ti.

ENJUGAZADO

Fija toda su atención en ti o en un objeto moviendo su cuerpo con intención de alcanzarlo.

AMOROSO

Se acerca a ti, mirándote a los ojos y dándote la bienvenida.

 

Y por supuesto no olvidéis darles el mejor alimento… ¡se lo merecen!

Cosas sorprendentes que no sabías sobre perros y gatos (Hechos y Mitos)

Hecho: Los perros miran con amor

Cuando tu perro te mira fijamente, puede ser una mirada de amor genuina, mientras que con otros perros o con una persona extraña, una mirada directa es una amenaza. Por supuesto, no todas las miradas de tu peludito son cariñosas, es posible que simplemente quiera su cena…

Hecho: Los gatos pueden llegar a amar demasiado

Los expertos en comportamiento confirman que algunos gatos realmente experimentan ansiedad cuando están separados de su dueño.

Algunos comportamientos son: cuando el gato camina, maúlla o bloquea el camino del propietario cuando va hacia la puerta de salida. Al quedarse solo, pueden vomitar o estar demasiado preocupados para comer.

 

Hecho: Los perros pueden aprender 250 palabras

Según el investigador Stanley Coren, las razas más inteligentes y mejor entrenadas son similares a un niño de 2 años en cuanto a su capacidad para comprender el habla humana. Estos perros comprenden hasta 250 palabras, mientras que el perro medio puede entender 150 palabras.

 

Hecho: Los gatos besan con la mirada

Los gatos se comunican con un parpadeo lento, según los expertos felinos. Entre los propios gatos, es un signo de paz, destinado a tranquilizar a otros felinos. Dirigido a un humano, este seductor parpadeo muestra afecto, incluso amor. La gente puede devolver el amor con una mirada larga y un parpadeo lento para “devolver un beso” en el lenguaje corporal del gato.

 

Mito: Los perros necesitan huesos

Esta práctica proviene de la idea de que los perros antiguos (lobos) comían muchos huesos. Hoy, los perros pueden obtener todo el calcio y los nutrientes que necesitan del alimento seco.

Los huesos satisfacen el intenso instinto masticatorio canino, pero pueden asfixiar a un perro o astillarse en fragmentos muy afilados, incluso cuando están cocidos.

Mito: Los gatos necesitan leche

El mito de que los gatos necesitan leche es un error y darle a tu mascota un platito de leche de vaca podría provocarle diarrea. Los gatitos beben la leche de su madre hasta que son destetados. Pero los gatos adultos no tienen mucha lactasa, la enzima necesaria para descomponer la lactosa en la leche. El resultado suele ser incómodo y complicado: diarrea.

Mito: Los perros ven en blanco y negro

No es así, dicen los investigadores caninos. Los perros ven azul, violeta, amarillo y muchos más tonos de gris que los humanos. También ven mejor con poca luz y pueden captar el más mínimo movimiento, un rasgo que los hace buenos cazadores. Probablemente no vean rojo, naranja o verde, según el examen de las células cónicas sensibles al color en las retinas caninas.

Mito: Los gatos siempre caen de pie

Los gatos aterrizan muy bien sobre sus patas en alturas cortas, gracias a una columna vertebral altamente flexible. Pero a veces caen sobre sus cabezas o cuerpos pudiendo causar lesiones graves.

5 consejos para sacar a pasear a tu perro en Invierno

¿Cuándo hace demasiado frío para sacar a pasear a tu perro?

Como regla general, por debajo de los 0º, teniendo en cuenta la sensación térmica, no es seguro para ningún perro estar en el exterior por un período prolongado.

Por supuesto, cada perro es diferente. Pero, incluso si a tu perro le encanta salir a pasear en invierno, y las temperaturas no son demasiado peligrosas para permitir una caminata rápida, debemos seguir algunas precauciones simples para mantenerse a salvo mutuamente:

 

 

¡Abrígate!

Asegúrate de vestir adecuadamente para tu propia seguridad y la de tu mascota también. Usa zapatos cómodos que no nos hagan resbalar fácilmente sobre el hielo y la nieve (¡especialmente si tu perro tiende a tirar!). Mantén las manos calientes con guantes para que no se pierda el agarre con la correa. Recuerda, para proteger mejor a tu perro durante el duro clima invernal, lo primero es ir protegido uno mismo.

 

¡Abriga a tu perro!

Aunque algunas razas de perros (como los Huskies y San Bernardo) son ideales para aventurarse en el frío, la mayoría de las razas están más seguras y más cómodas con un abrigo o un suéter para protegerlos de las inclemencias climatológicas. Aparte los perros pequeños, perros con pelo corto, los que son muy jóvenes, muy viejos o con alguna enfermedad o discapacidad física que limita su capacidad para mantenerse calientes, deben abrigarse antes de salir a pasear en días de mucho frío.

Si el aire es frío, pero seco, se puede optar por un suéter acogedor. O, si llueve o nieva, un abrigo impermeable sería una mejor opción.

¡Protégele las patas!

Sí, las patas de tu perro son asombrosas, pero no son inmunes al frío y deben protegerse de peligros potenciales como el hielo, la nieve, las sales, productos químicos que derriten el hielo y objetos cortantes escondidos bajo la nieve.

Además si tu perro los tolera (y puede llevar algo de entrenamiento), la mejor defensa para caminar en invierno es un par de botines de perro resistentes al agua. Pero, algunos perros simplemente se niegan a usar sus zapatos. Para aquellos cachorros que no usan botines, siempre se tiene que usar un protector de patas. Y, cuando regresemos de la caminata, lávele bien las patas para quitar el hielo o la nieve que se haya acumulado entre los dedos de los pies y también para enjuagar las sales o los productos químicos tóxicos que puedan haberse introducido en los botines.

¡Usa siempre la correa!

Incluso si tu perro es obediente 100% y no se ha escapado nunca, no intentes caminar con él en invierno sin llevarlo atado. El hielo y la nieve en el suelo pueden dificultar que un perro perdido encuentre su camino de regreso a casa, y la visibilidad limitada puede dificultar que otros lo vean, incrementado así el riesgo de accidente.

¡Evita los peligros potenciales!

Aléjate de los estanques, incluso cuando aparezcan completamente congelados. Sigue los caminos y las aceras con los que se esté familiarizado, ya que la capa de nieve puede ocultar pasarelas desiguales, ramas de árboles u objetos afilados que podrían lastimarnos o lastimarles a ellos.

¡Escucha a tu perro!

Mientras que algunos perros lo hacen muy obvio cuando no quieren salir afuera a jugar en el frío o en la nieve, otros pueden dar señales más sutiles de que están incómodos. Si tu perro parece estar temblando o temblando directamente, da alguna indicación de que tiene miedo o vacilación, o trata de empujarte hacia casa, no le obligue a salir. En lugar de eso, llévatelo a casa para que se caliente y ¡prueba a ejercitarle en el interior de casa jugando con él!

Padres, hijos y… ¡Perros! (5 razones por las cuales todos los niños deberían crecer con un perro)

Siempre se ha dicho que los perros son “el mejor amigo del hombre”, pero la verdad es que son mucho más que eso.

Los perros son compañeros, son leales y, en muchos casos, aportan un nivel de alegría tal, que rivaliza con la mayoría de los otros momentos felices de la vida, en definitiva son un miembro más de la familia.

Muchas veces, cuando se trata de juntar perros y niños, algunos padres son escépticos.

¿Qué pasa si mi perro lastima a mi hijo? ¿Podré cuidar tanto a un niño como a un perro?

Las preocupaciones son razonables, pero pasan por alto algunos de los aspectos más positivos e importantes de criar a un niño junto con un perro en casa.

1ºLos perros pueden enseñar a los niños a ser más responsables.

 ¿Cuáles son algunas de las tareas que se les puede asignar a su hijo cuando se trata de cuidar a su perro?

  • Alimentar al perro en un horario establecido
  • Rellenar el cuenco de agua del perro cuando está vacío
  • Pasear al perro periódicamente
  • Lavar al perro

Todas estas tareas requieren disciplina para un niño, y si llegan a hacerlas de una manera continua, habrán adquirido una serie de responsabilidades que incluso mucha gente mayor no ha obtenido todavía.

2ºLos perros pueden ayudar a los niños a ser más sociables.

Socializar a su hijo e hija no solo implica la interacción con otras personas. Los perros también pueden jugar un papel importante.

Este vínculo entre los perros y la socialización de los niños es particularmente claro con los niños que tienen autismo. Los estudios han demostrado que los niños con una mascota muestran un mayor desarrollo social que aquellos que no la tienen.

Un perro es el compañero de juegos perfecto que no juzga, y solo quiere ser amado.

Este tipo de relación puede ayudar al niño a reforzar su buen comportamiento social y hacerlo extensivo a las relaciones con los otros niños y adultos.

3ºLos niños que viven con perros no caen enfermos frecuentemente.

Un estudio demostró, que los bebés que vivían en la misma casa con un perro durante su primer año de vida tenían aproximadamente un tercio más de probabilidades de estar sanos durante ese primer año, en comparación con los bebés que no tenían una mascota en el hogar.

Además, los bebés y niños pequeños con perros en el hogar tenían un 44% menos de probabilidades de desarrollar una infección en el oído y un 29% menos de probabilidades de necesitar antibióticos en comparación con aquellos que no tenían un perro.

Si alguna vez hubo una razón para tener un perro junto con su hijo, esta es sin duda muy convincente.

4ºLos perros enseñan a los niños a ser más empáticos y compasivos.

Hay muchas cosa que un padre puede hacer para enseñar empatía y compasión y la mayoría de ellas implica simplemente dar ejemplo, pero hay que saber que los niños también pueden aprender mucho de los perros.

Los perros y los niños a menudo forman un fuerte vínculo que haciéndose felices mutuamente. Y cuando uno se siente herido o triste, el otro le puede ayudar y viceversa.

Esta relación es la base misma de la empatía y la compasión.

5ºLos perros son … ¡muy divertidos!

Y por supuesto… lo mejor para el final. Como dueño de un perro desde que era un niño pequeño, puedo dar fe del hecho de que crecer con un perro fue definitivamente una de las partes más felices y memorables de mi infancia.

Esa es una experiencia que no quisiera evitar a mi hijo ni a ningún otro niño.

Los perros brindan diversión y entretenimiento sin fin, y como lo muestra la lista anterior, hay muchos beneficios que vienen con toda la diversión.

Además, divertirse con un perro es una actividad que puede ayudarle a acercarse a su hijo, ya que puede jugar juntos, cuidar al perro juntos y, en general, disfrutar el tiempo que pasan juntos

Natural Greatness en Málaga

Natural Greatness estará presente este fin de semana (26 y 27 de noviembre) en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga donde se celebrará el quinto salón del animal de compañía “Mi Mascota”

El salón contará con más de 70 actividades programadas, entre las que se encuentra la 49 Exposición Nacional y 30 Internacional Canina que organiza la Sociedad Canina de la Costa del Sol. Durante ambas jornadas también habrá exhibiciones caninas de la Guardia Real, Guardia Civil, o Policía Local.

Si estás por la zona, visita nuestro stand B15, estaremos encantados de atenderte!!

Exposición Nacional e Internacional de Alicante

Este fin de semana estaremos en la Exposición Canina Nacional e Internacional que se celebra en Alicante en la Institución Ferial Alicantina (IFA). Si estás por la zona, puedes pasarte y visitar nuestro stand. Te esperamos!!

RCP en Perros y Gatos

La reanimación cardiopulmonar (RCP) es un procedimiento de emergencia que se espera  no tener que  utilizar nunca. Es mejor llevar al perro o gato a su veterinario antes que los problemas se vuelvan lo suficientemente graves como para requerir reanimación cardiopulmonar.

Pero cuando sea necesario, y si se realiza correctamente, la RCP puede darte tiempo para llevar a tu perro o gato al veterinario.

El RCP para gatos y perros es muy similar al aplicado en humanos. Las siguientes instrucciones asumen que el animal ya está inconsciente y que no existe riesgo de ser mordido por él (en algunos casos existe un reflejo aún en estados inconscientes). Tómale el pulso y asegúrate que no apliques RCP si el corazón está latiendo.

  1. Elimina cualquier obstrucción. Abre la boca del perro o gato y asegúrate que el paso de aire este despejado. De no ser así, extrae el objeto que esté bloqueando el paso del aire.
  • 1.b. La maniobra de Heimlich. Si el objeto que obstruye el paso del aire no está visible realiza la maniobra de Heimlich de la siguiente forma:

heimlich_1

  1. Coloca al perro de cabeza hacia abajo con su espalda recargada sobre tu pecho.
  2. Abrázalo con tu puño dentro de tu otra mano, justo abajo de sus costillas (en el caso de gatos solamente aprieta esa misma zona con una mano)
  3. Con los dos brazos dale 5 “abrazos de oso” en el abdomen. Realiza cada abrazo enérgicamente.
  4. Detente y observa si el objeto ya está visible en la tráquea y retíralo. Dale 2 respiraciones artificiales por su nariz manteniendo su hocico cerrado y observa si el pecho se infla. Si no logras que el aire pase, repite la maniobra.

MUY IMPORTANTE:

No comiences RCP si no has desbloqueado el paso del aire aún y que el animal se encuentre en paro cardíaco. Primero DEBES liberar el paso de aire.

  1. Extiende la cabeza en linea con el cuello y comienza a dar respiraciones artificiales:

respiracion

  • 2.a. Para perros grandes: cierra y sujeta con firmeza la mandíbula del animal y exhala por su nariz. El pecho del animal debe hincharse. Dale 2 respiraciones.
  • 2.b. Para perros pequeños y gatos, probablemente cubrirás su boca y nariz conforme exhalas. De igual forma debes observar que el pecho se hincha al entrar el aire. Dale 2 respiraciones.
  1. Realiza las compresiones en el pecho
  • 3.a. Para perros grandes colócalo boca arriba y ejecuta las compresiones en el pecho tal cual y como se hace en los humanos.
  • 3.b. Para perros pequeños, gatos y perros grandes con pechos alargados, es más eficiente colocar al animal sobre un costado y realizar las compresiones sobre sus costillas. Otra alternativa es colocarlo boja arriba y realizar las compresiones en ambos lados del cuerpo sobre sus  costillas. En el caso de gatos aprieta con una sola mano en la zona indicada.
  • 3.c. El número de compresiones varía según el peso del animal.

 

Tamaño del Animal Tamaño de compresión Compresiones por cada respiración artificial
Gato/perro pequeño (-15 kg) 1 a 3 cm 5
Perro mediano y grande(15-40 kg) 3 a 8 cm 5
Perro mediano y grande(+40 kg) 3 a 8 cm 10

compresiones

 

  1. Revisa si el pulso ha vuelto.

puntos de pulso

Conforme realizas el procedimiento de reanimación, asegúrate de verificar el pulso de tu mascota. No sigas con el proceso si ya ha comenzado a respirar o su corazón ha iniciado a latir nuevamente. Si después de 20 minutos nada ha dado resultado, puedes parar los intentos. Recuerda que tan pronto recobre la conciencia el animal, debes llevarlo a un hospital veterinario y explicar lo que ha sucedido para un diagnóstico adecuado.