Precauciones a tener en cuenta con los perros en la primavera

El mes de marzo damos la bienvenida a una de las épocas favoritas de muchas personas: la primavera. Y es que, con la llegada del buen tiempo, muchos disfrutamos de largas sesiones y paseos con nuestros perros. Sin embargo, existen algunas pautas que debes seguir para que, durante esta época, tu perro disfrute tanto como tú.  No te pierdas este artículo titulado: Precauciones a tener en cuenta con los perros en primavera, ¿quieres saber más? ¡Empezamos!

 

Cuidado con las alergias

Durante los meses de marzo, abril y mayo es cuando más posibilidades tiene un perro de sufrir un episodio alérgico. El polen y las alergias por factores del entorno no solamente afecta a personas, sino también a perros y gatos. Si observamos que el animal sufre escozor, molestias, irritación o enrojecimiento de la piel y no para de rascarse tras un paseo por la naturaleza, es probable que se trate de una alergia.

Es muy importante que, tras pasear al animal por zonas con mucha vegetación, nos aseguramos de que el perro está completamente limpio y libre de polen, hojas, tierra o cualquier elemento del exterior. Además, si aumentamos la frecuencia de baño, podemos reducir la exposición prolongada del perro a estos agentes.

 

Precaución con la oruga procesionaria

La oruga procesionaria resulta de gran peligrosidad y toxicidad para los perros. Puede que, el animal, en un momento de curiosear, toque o ingiera este insecto. La procesionaria es un tipo de oruga que está repleta de pelos urticantes. Cuando se siente amenazada, lanza estos pelos repletos de sustancias tóxicas, provocando en el animal:

  • Inflamación e irritación de la piel.
  • Necrosis de algunas zonas.
  • Hipersalivación.
  • Ampollas y úlceras.
  • Reacción alérgica.
  • Problemas respiratorios y malestar general.
  • Rascado excesivo.

Por ello, si nuestro perro toca (o ingiere) una procesionaria, debemos retirar siempre la oruga o sus restos del animal (siempre con guantes y pinzas), lavaremos la zona con agua limpia, evitaremos que el animal se rasque y acudiremos, cuanto antes, al veterinario.

 

Control de parásitos y vacunas

La desparasitación es un proceso que debe llevarse a cabo durante todo el año. De esta forma, protegemos a nuestro perro ante parásitos internos y externos. No obstante, durante la primavera es más común que nuestros perros reciban alguna picadura de pulgas, garrapatas o mosquitos.

Por ello, si prevenimos correctamente al animal y lo protegemos frente a estas picaduras, podremos evitar que el perro sufra algunas enfermedades de alta gravedad. En la misma línea, cumplir con el calendario de vacunación es primordial. Y recuerda, ante cualquier síntoma, acude al centro veterinario.

 

Leishmaniosis

La leishmaniosis es una enfermedad que suele manifestarse, sobre todo, durante la primavera. Esta viene provocada por la picadura de un mosquito flebótomo infectado. Como hemos mencionado anteriormente, con una correcta y rutinaria desparasitación, se reduce considerablemente las posibilidades de que el perro se contagie de esta y muchas otras enfermedades. Además, actualmente, también existe la posibilidad de ofrecerle a nuestros perros una protección frente a esta temible enfermedad: la vacuna contra la Leishmaniosis. El objetivo de esta vacuna es reducir al mínimo de contagio tras el riesgo de que tras la exposición al protozoo causante de que el perro desarrolle la enfermedad.

Los síntomas más comunes de esta enfermedad son:

  • Inflamación de ojos.
  • Diarrea y orina con sangre.
  • Cansancio y debilidad extrema.
  • Fiebre
  • Atrofia muscular e inflamación de la zona abdominal.
  • Conjuntivitis, dermatitis y hemorragias nasales.

Si un perro se contagia de leishmaniosis puede sufrir consecuencias muy graves. Por ello, ante cualquier síntoma es importante acudir al profesional veterinario. Con el tratamiento adecuado, puede sobrevivir a esta enfermedad. La leishmaniosis, si no se trata debidamente, puede suponer incluso la muerte del animal.

 

Cuida su salud y bienestar, en primavera y todo el año

Finalmente, con el aumento de las temperaturas, la primavera puede provocar un cambio físico en nuestros perros. Y es que, estos, pueden perder el apetito o cansarse más rápidamente de jugar. De este modo, es importante que cuidemos la salud de nuestra mascota para que no note en exceso estos cambios de temperatura:

  • Visita regularmente al veterinario.
  • Ejercicio físico diario (mejor evitar las horas de mucho calor).
  • Una dieta sana y equilibrada.

Gracias a estos tres pasos, nuestro perro seguirá igual de feliz y sano durante la estación primaveral. Es normal que, en estos meses, el animal pierda el apetito y no quiera comer grandes cantidades. En estos casos, nuestra recomendación es no obligarle a comer, pero sí ofrecerle una comida que le aporte todos los nutrientes necesarios. Visita nuestra web para conocer todas nuestras recetas y elige la que más se adapte a tu querida mascota.

 

Esperamos que nuestro artículo Precauciones a tener en cuenta con los perros en primavera te haya resultado muy útil. No olvides seguir nuestras redes sociales: FacebookTwitter o Instagram.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *